jueves, 22 de octubre de 2015

Con la mar en calma



Apóyate en mí.
Aquí tienes mi mano,
mi hombro,
mi oído
para calmar la desolación.

Aquí escucho la mar cantar
cuando la luna huye al amanecer.

Ven y recuesta tu espalda,
pues el camino en solitario 
cansa al grande y al pequeño.


Ven 
que canta la mar 
cuando la luna escapa.

facebook button