sábado, 14 de noviembre de 2015

Un día de paz sin paz






Es un extraño día de paz

donde el aire hiede a sangre.

La muerte vuela de casa en casa,

los techos se abren al cielo, 

y caen lluvias de cenizas

que enturbian las calles 

y los ríos se tornan purpura.

Es un día de paz

donde los muertos superan a los vivos

y se refugian en el fondo de los pozos.


Es un día de paz


y las aves realizan su baile mortífero

marcando el lugar para un nuevo entierro.

Es un día de paz

donde sólo el ganado sabe esquivar minas

las minas no esquivan a los hombres.

Es un día en el que la paz se esconde tras la metralla.


facebook button