viernes, 18 de septiembre de 2015

Mala racha

es difícil decir lo que aún siento
sólo  seguir tirando

de las cuerdas que trenzan la razón
seguir con el dolor que me sostiene 
sumergida en las brumas que ciegan éstos ojos 
  y  a éste corazón mío
que de  latir se está quedando  seco


mas debo continuar  dando la espalda 
a esta racha maldita
21/05/2015




Por suerte la mala racha pasó hace ya tiempo y puedo hablar de ello sin que duela. Tenemos momentos altos y bajos, felices y más que tristes, dolorosos. Puedo hablar de ambos, escribir, describir lo que he sentido porque ha sido parte de mi vida y seguiré viviendo momentos similares, imagino, porque la vida es como una montaña rusa hoy estás arriba y mañana estás abajo, ahora gritas de alegría, mañana gritas de dolor. Así se repite el ciclo de la vida, pero debemos aprender a gestionar cada una de esas emociones. No traicionarnos por gustar a nadie o hacer feliz a otro u otra, debemos ser felices por nosotros mismos y escoger el dolor cuando merece el esfuerzo, cuando la causa es justa, no porque nos lo imponen. Necesitamos aprender a zafarnos del dolor cuando proviene de un agente ajeno que no nos reporta satisfacción al final del recorrido. Por ejemplo, yo puedo sufrir nervios, ansiedad por sacarme el carnet de conducir. Puedo escoger eso o sufrir por alguien que me ha defraudado. Entre los dos sufrimientos escojo el primero. Escojo el sacrificio por una persona que quiero si la persona lo merece y si a la larga yo me beneficio con ello. En fin no le temo al dolor, sino a quien lo provoca.
18/09/2005

facebook button