lunes, 23 de junio de 2014

Lumy Quint se estrena recitando.


“Contamos con tu participación...” Así comenzaba  posiblemente, el mensaje que nuestra protagonista abrió en su correo electrónico esa tarde de domingo.
Iba a participar por vez primera en una velada de las organizadas por Noches Poéticas, en la última de la temporada recitando uno de sus poemas.               

Primero una sonrisa, luego el acelerón súbito del ritmo cardíaco y el consiguiente subidón de adrenalina para, al de unos minutos, bajar de nuevo a la tierra y empezar a darse cuenta de lo que aquella noticia suponía para ella y para su pasión por la literatura y la poesía en particular.

Tal vez, y digo sólo tal vez pues todo es un suponer conociéndola, que en aquel mensaje escueto, ella viese una postdata implícita, un “Deseo concedido” por tantos años dedicados con pasión y trabajo, a lo que a ella le gusta.

Empezó a planificar aquella noche desde el mismo día siguiente, escogiendo tres poemas de los cuales, saldría el elegido para su debut.
A todas partes llevaba sus tres poemas, lectura, relectura... –este tono más alto, aquí más pausa.
Al final acabó decidiéndose por “ Quiero gritar y no puedo ”, un poema que rasga porque muestra impotencia ante un querer y no poder y al escucharlo en voz de su autora revela una fuerza que vas descubriendo poco a poco durante la lectura. A pesar de lo que dice el poema, al final la fuerza y la certeza por lo lograr lo que quiere se manifiesta.

Por fin llegó el día.
Tenia un brillo especial esa tarde, desde el pelo, los ojos hasta los labios, ¿acaso era un halo? Se le veía feliz y nerviosa, pero expectante, como una niña esperando una golosina.
Intentaba dominar sus nervios y la sequedad de su garganta, a sorbitos de un gin tonic, o sino sacando fotos de todo cuanto ocurría en la velada.
Se acercaba la hora. Miraba y remiraba la hoja. Con los nervios normales del momento pero estaba segura. 
Y entonces sí.
La presentaron...Con ustedes Lumy Quint

                           "Quiero gritar y no puedo"






Me emocioné por ella. Por lo que he dicho, sé lo que fue para ella ese minuto treinta y cinco ... y me alegro muchísimo por ti, amiga. Te lo mereces. Sigue disfrutando.

Mikel Beltran

domingo, 15 de junio de 2014

Cuando las penas atacan

Las penas crecen y estallan
http://weheartit.com

y los adentros carcomen
y los argumentos fallan.

Ira y desidia concomen
como dos fieras salvajes.
Hallar fuerzas que las domen

es como quitar tatuajes
aparecen cicatrices
aunque te pongas vendajes.

Las penas tienen matices,
pero las sufres lo mismo.
Igual gritas y maldices

que sientes un hondo abismo,
como al caer en un hoyo
mientras ocurre un seísmo.

Luego, corre cual arroyo
aunque el rayo te fustigue,
usa tu valor de apoyo
y no te pares, prosigue.




Afortunadamente he aprendido a lidiar con las penas, y ellas no me controlan ya; yo las controlo a ellas. Con este poema describo cómo siento yo las penas. ¿Y tú cómo las sientes, cómo te enfrentas a ellas?
Muchas gracias por mis amigos de Ultraversal por todo lo que me enseñan, sugieren y por todo su apoyo en general.
Si deseas más información sobre el tercetillo, pincha aquí.
Lumy Quint

facebook button