lunes, 7 de abril de 2014

Día 7 del Mes de la Poesía- Limerick-Poetry Month


Edward Lear. "El arpa y la joven" (limerick)

 Continuamos con el miniconcurso, en este séptimo día del mes de la poesía. Tenéis un mes para presentar vuestro poema.
Si te gusta escribir para niños o quieres enseñar a tus alumnos una forma divertida de hacer poesía, tienes el  Limerick,  una estrofa poética humorística y nonsense (neologismo equivalente a "sinsentido"), seguramente creada por el pueblo llano, en la figura de los equivalentes gaélicos a los payadores, repentizadores y decimistas criollos, y cuyo acceso al rango de la mejor lírica, inglesa, es debido al benemérito Edward Lear. (Limerick suyo en fotografía)

 Se trata, como digo, de una estrofa compuesta por cinco versos rimados en forma, aabba o AABBA según el arte del verso, siendo tres de arte mayor y dos de arte menor, esto es: 

–Los versos 1º, 2º y 5º tienen de 7 a 10 sílabas métricas y riman entre si.
–Los versos 3º y 4º contienen de 5 a 7 sílabas métricas y también riman entre si.

  Aunque si lo que queremos es hacer honor al limerick original, debiera ser, en castellano:

  –Una estrofa de cinco versos rimados AAbbA.
  –El primero, segundo y quinto, endecasílabos.
  –El tercero y el  cuarto, heptasílabos. 

En inglés el primero, segundo y tercer verso puede ser de 8 o 9 sílabas métricas y el tercero y cuarto de 5 o 6. 

Dato esencial es que la última palabra del primer verso tiene que ser un topónimo, y cuanto más difícil de rimar, tanto mayor mérito tiene el limerick.
Un ejemplo podría ser este anónimo:

"Una vez un gamberro en Reykiavik
     confesó padecer un raro tic:
     chupándole una teta
     a su amiga Julieta
     creía estar chupando un tetrabrik."


Así, según Gianni Rodari, escritor italiano quien escribió canciones, poemas y cuentos con los que contribuyó a renovar la literatura infantil y juvenil, en el Limerick:

"El primer verso define al protagonista. En el segundo verso se indican sus características. En el tercero y el cuarto se asiste a la realización del predicado. El quinto verso se reserva para la aparición de un epíteto final, expresamente extravagante".

Otro ejemplo os presento con una virtuosa de la literatura infantil Maria Elena Walsh, escritora argentina (Ramos Mejía, Buenos Aires, 1 de febrero de 1930 – Buenos Aires, 10 de enero de 2011) quien incluyó Limericks en su libro el libro El Zoo Loco. 

"En tucumán vivía una tortuga
viejísima, pero sin una arruga,
porque en toda ocasión
tuvo la precaución
de comer bien planchada la lechuga.

Si cualquier día vemos a una foca
que junta margaritas con la boca,
que fuma y habla sola
y escribe con la cola,
llamemos al doctor: la foca es loca.

Una vaca que come con cuchara
y que tiene un reloj en vez de cara,
que vuela y habla inglés,
sin duda alguna es
una vaca rarísima, muy rara."

Sugiero un Limerick con versos de 5 y 9, de 6 y 10 o de 7 y 11 para mantener un ritmo determinado en español. 
 Limericks presentados hasta ahora:


Hallé una vez a un barakaldés 
que solfeaba notas con sus pies, 
no estaba ahí su boca 
y destreza, muy poca. 

¡No olían el jabón en todo un mes!

Conocí un cocinero en Bilbao
que preparaba marisco  al cacao
Un día lo especió,
como se atragantó
ya nunca más cortó el bacalao
Lumy Quint

facebook button