domingo, 13 de octubre de 2013

Suspiros de poesía III

Continuamos con la recopilación de poemas para los Suspiros de poesía y mi reconocimiento a estos poetas que estilos tan variados presentan.


Pacto de amor

Dame tu sol, tu locura y tu mano,
dame pasión, dame amor, dame calma,
dame la luz al camino del alma,
¡Reina, por dios, tanto amor no es humano!

Dame certeza no amor de verano,
dame calor cuando invada tu palma,
quiero forjar en la tarde que empalma
todas tus risas, volverme artesano.

Vivo perdido en tu mundo febril,
siento creerte mi dios mi condena,
desde tu magia en la noche de abril

vivo encerrado tu amor me encadena.
Marcas grabaste en mi cuerpo viril
cuando sellamos el pacto en la arena.
                  © Andres Lazcano Garcia 


Podría escribirte los versos más cursis esta noche

Piratas de amaneceres sin dueños.
Lazos que atrapan libertad.
Tropiezo con cantos y sueños,
en los que vendes zapatitos de cristal.

Besos de versos te recitaría,
y compraría pícaras estrofas;
para, en noches de lunas frías,
calentarnos al romper de las olas.

Entropía, lapiceros y un guiño,
son juguetes rotos que nunca tiramos.
Somos viejos que pretenden ser niños,
seremos peces de papel navegando.

Ocurrirán eternidades y vidas;
y en lo que aprendo a olvidarte,
iré alquilando poemas sin salidas
escritos en billetes a ninguna parte.
                © Ester Sinatxe.


TRAMO XXVI

Amanecida de pasiones
y en extramuros,
contemplo el vaivén del mundo.

Cuánta soledad guardaré
para mi roja soledad.

Voy en un vuelo informe,
sin cielos, ni vientos,
a reír la muerte infame
del hombre inanimado.

Cuánta soledad guardaré
para mi roja soledad.

Me destrozo salvajemente
en la tristeza que asedia,
la infelicidad de los locos
que hoy se creen tan cuerdos.

Cuánta soledad guardaré
para mi roja soledad.
               © Graciela Marta Alfonso


Sueños

La noche sólo es un sollozo
que se viste de sueño
y se desnuda en tus labios.
En su cintura aguardo soñarte,
en su cintura te sueño aguardando
nacer en tus párpados cerrados,
en la luz que construye tu rostro
con la pálida memoria de la luna.

Es tan sencillo amar las líneas de tus manos,
acurrucarse en las sílabas de tu nombre
y ocultar besos en las tibias arenas
que limitan al norte de tus muslos.
Es tan sencillo amar el agua en tu pecho,
ser tormenta al contacto de tu lengua
y saltar al vacío del viento
abrazado a los latidos que tu piel murmura.
Es tan sencillo amarte
que me duele respirar
en el alivio del olvido.

La noche sólo es un sollozo
que te viste con mis sueños.
                   ©   Alfredo Cernuda
Si te gusta como escribo te recuerdo que puedes votar por mi blog en los premios Bitácoras.com 2013 
Votar en los Premios Bitacoras.com


y en el siguiente enlace
Muchas gracias por vuestro apoyo.
 votar






facebook button