martes, 24 de diciembre de 2013

Hoy es noche buena

Hoy es 24 de diciembre, hoy es noche buena. Recuerdo las noche buenas en familia en Cuba. No teníamos árbol de navidad, ni otros adornos, pero la alegría nos despertaba desde que los primeros gallos cantaban. Las casas se llenaban de ese júbilo que solo ocurre cuando se celebra algo especial. Nunca supe hasta ahora porque se le llamaba noche buena, pero de pequeña siempre supuse que era noche buena porque era el día del año que mejor se comía. Nunca supe de nacimientos, ni de redentores. No sabía nada de religiones. Para nosotros la religión nunca significó nada. La noche buena no era una fiesta religiosa.

La mañana del 24 comenzaba con la música de casa de los vecinos como desayuno. Era el despertador para los dormilones como yo. La música nos llenaba de energía para realizar todas las tareas del día: la limpieza de la casa, la preparación de la comida. En ocasiones nos tocaba la matanza del cerdo y todo el trabajo que eso conllevaba. Era muy común que algunos vecinos vinieran ayudar en la matanza y la preparación de las carnes. La mañana se llenaba de chillidos de los animales sacrificados. De pequeña solía taparme los oídos, luego me acostumbré, aunque deseaba que todo fuera rápido. Todo era parte de la tradición. Los hombres se ocupaban de la labor más desagradable y las mujeres cocinaban.  El ron era un invitado más y animaba a muchos. 

Cuando llegaba la noche cada familia comía en su casa, pero cerca de la media noche unos visitaban a otros. Íbamos a casa de los vecinos y allí nos brindaban más comida y bebida. Amanecíamos varias familias en alguna de las casas bebiendo y bailando. Era una fiesta para despedir la última semana del año. Era la mejor noche del año porque compartíamos familiares, amigos y vecinos juntos tras haber degustado una buena cena. 
Ahora que ya no estoy en mi Cuba natal extraño esas fiestas, pero sigo considerando la noche buena como una fiesta familiar en la que se cena mejor. 
Felices fiestas.

sábado, 21 de diciembre de 2013

Enredada

 Enredada converjo 
 en la propia madeja 
 que al azar he tejido,
 enmarañada urdimbre
 con mi pasión  hilada. 

Mas tu savia conforta,
reclusión auto impuesta. 

 Liado te hallas en red
de deseos e intenciones.
Tu futuro es confuso;
tu existencia se enreda. 
 .

 Terso manto de espinas 
 nos ata y nos desangra,
 y la sangre florece 
 creando un  recio tejido
 que más que nos aleja,
 con amor, nos aúna.

viernes, 20 de diciembre de 2013

Mi diario Capitulo II En el Circo


Después de la muerte de mi madre mi padre siguió su carrera de músico y cantante. Durante un par de años continuamos en el pueblo, pero su carrera no remontaba. A penas ganaba para mantenernos. Actuaba en bodas, cumpleaños y en garitos de mala muerte.

 La suerte no nos acompañaba, cada día era más difícil llegar a fin de mes. En una ocasión no tuvimos para pagar el alquiler por lo que nos echaron. Fue entonces cuando mi padre decidió viajar de pueblo en pueblo y no establecernos en ninguno por mucho tiempo.

Así crecí entre barracas de circo y caravanas. Disfrutaba de la libertad que tienen los niños cuyos padres no les pueden cuidar porque necesitan trabajar. Mientras vivimos con la gente del circo, todos eramos una gran familia y no corría ningún peligro. Por las mañanas iba al colegio y por las tardes, mientras mi padre actuaba, correteaba con los otros chiquillos que allí vivían. Algunos no iban a la escuela porque trabajaban en el circo. Yo les daba lecciones y les enseñaba a leer y a escribir, las sumas y las restas.

Durante un tiempo también disfruté de la compañía de los animales, aunque verlos enjaulados me encogía el corazón. Sentía la imperiosa necesidad de dejarlos salir. Solía visitar a una orangutana que había tenido una cría. Durante meses hacía mis deberes junto a la jaula. La observaba como amamantaba a su pequeño, mientras lo llevaba colgado de su pecho o su costado. Percibía la delicadeza  que ella ponía al manipularlo y como le enseñaba lo que necesitaba saber. Las horas eran interminables mientras lo pasaba bien mirándoles.


Una tarde llegué junto a la jaula, pretendía hacer mis deberes, pero me sorprendí  al ver que el pequeño orangután ya no estaba con su madre. Está era la viva imagen de la tristeza. Estaba sentada con los brazos cruzados y la cabeza gacha, los ojos tristes y una mueca en la boca, acompañaba sus gemidos. La desesperación me embargó y no sabía qué hacer. De pronto algo me hizo llegar hasta la puerta de la jaula y abrir el cerrojo. Entré en la jaula y con una manzana que había cogido en la entrada, le hice señas.
–Ven, bonita, ven –le dije sin dejar de mover la manzana para que la viera, mientras avanzaba de espaldas hacia la puerta.

Ella me siguió fuera de la jaula. Yo no dejaba de decirle "busca a tu bebé". Una vez fuera ella pareció entenderme y echó a correr en dirección a las caravanas. Corrí y vi como entraba en una de ellas. Casi enseguida se sintieron gritos. Había  gente en las roulottes. Fui en dirección al griterío. Alguien gritaba a la orangutana desde fuera. Esta saltaba por encima de la mesa, el sofá y la cama, y chillaba con todas sus fuerzas mientras tiraba cosas. En un momento pareció calmarse y salió corriendo en dirección a las jaulas de los animales pequeños.

Todos corrieron tras ella, el cuidador de los animales, su mujer, el domador, un payaso, los chiquillos que por allí habían. Apenas se veía nada entre la polvareda que todos levantaban, parecía el mejor espectáculo de todos los creados en el circo. A la algarabía se unieron los chimpancés, las cacatúas, hasta el león que no estaba en escena pegó a rugir.

Me uní al grupo justo para llegar y ver como mi orangutana bonita se acercaba a su bebé enjaulado. Se agarró con gran fuerza a la parte delantera de la jaula y mientras tiraba,  gritaba, en su forcejeo logró abrir la puerta que no tenia el cerrojo echado y entró. Corrió hacia su bebé quien la había reconocido. Unos segundos más tarde le amantaba tranquilamente.

Mientras observaba aquella imagen con satisfacción, alguien me agarró por el brazo. Era el cuidador de los animales. Sabía lo que yo había hecho dijo y que informaría a mi padre y al director del circo.

Esa fue la última tarde que me pude acercar a las jaulas de los animales. Esa fue la última vez que pude ver a bonita la orangutana. Me prohibieron acercarme a los animales y al final de la semana, mi padre y yo dejamos el circo. Nos habían echado.

A pesar de todos lo buenos momentos pasados en el circo, siempre recordaré con tristeza los animales enjaulados con sus caras tristes. Así que de cierta manera era feliz de ponernos en marcha nuevamente.  Nos fuimos a otro pueblo a probar fortuna.



                                                                      

viernes, 13 de diciembre de 2013

Meditando

Meditando puedes recrear los momentos felices que has vivido y revivirlos, llenarte de la satisfacción que esa acción te provoca y reteniendo esa satisfacción, esa energía positiva, podemos hacer frente al estrés y a la ansiedad, al malestar en general.
Meditando puedes llegar a sentirte más optimista y te ayudará a mantener mayor poder de concentración y de atención. La práctica de la meditación reduce el estrés y mejora tu autoestima. Te brinda un arma para poder sentirte bien física y emocionalmente.

Esta es mi forma de meditar: creando versos.


Meditando

Meditando 
recuerdo ese parque 
que antaño recorrimos 

Bancos solitarios 
me invitan a reposar,
y a sentir tu ausencia,
mas no dicen nada, 
solo brindan 
sus abrazos amistosos 

El sol me besa la piel
como besa el mar al barco 
como acaricia la escarcha 
las flores de la camelia 

Siento tus manos de luz 
presionando mi cintura 
Iluminando mis labios,
juegas con tus besos 

Soy la nocturna camelia 
que te ama sin límites 
con aroma seductor

Tú eres rocío 
que cala, renueva y nutre 
cada nuevo amanecer 


Meditando 
reconstruyo nuestra historia 
revivo viejas escenas 
concibo nuevos relatos
compro momentos felices 
y reboso de alegría
Parque de la Misericordia, Bilbao  por Julen Landa



viernes, 6 de diciembre de 2013

Respuesta al pasado


Respuesta al pasado

Entre las tristezas de lo pasado,
siempre la calidez de los recuerdos,
y la ternura de un quizás mañana,
jamás seremos, lo que nunca soñamos.
Más la esperanza de un nuevo día,
nos hará olvidar antiguos pactos
con la tristeza, con la desidia,
y creceremos aún con la pereza
de no ser lo que antes fuimos.
La nada no muere, solo se transforma
como cambiamos nosotros nuestros sueños
y nos reencontramos con un camino 
que ni es nuevo, ni es conocido
Es un camino que se hará a nuestra medida
según le encontremos, caminando.

jueves, 28 de noviembre de 2013

Mi diario capitulo I


Querido diario:
Desde el día en que llegaste a mis manos, te convertiste en mi amigo inseparable. Contigo he compartido tristezas y alegrías. Me has visto crecer, reír, llorar y siempre has guardado mis secretos. Eres el regalo más preciado que jamás me han dado.

Poco antes del trágico accidente automovilístico en que mi madre desapareció cuando yo tenía  siete años, ella te trajo a mí.
 –Kiara, hija, tengo un regalo para ti  –musitó con su más tierna voz.
Llena de excitación y alegría pregunté
–¿Qué es mamita?
Extendió sus brazos y me entregó un voluminoso paquete envuelto en papel con florecillas de color rosa.
–¡Qué bien! ¿Es un juguete?
–Abre el paquete… Es mejor que un juguete.
Con cara de desilusión sostuve en mis manos un libro que me pareció enorme.
–Ah, es un libro…
–No. Es un amigo. Será tu amigo, tu amigo invisible.
–¿Cómo puede ser mi amigo? Es solo un libro.
Abríéndolo me di cuenta que no había nada escrito. Sus páginas estaban en blanco
– Y está vacío. No hay nada escrito –continué.
–Algún día sus páginas estarán llenas. Tu escribirás en él. Cada día le contarás lo que hagas, lo que veas o lo que sientas y todos tus secretos. Será tu mejor amigo.
–No sé, mamita. Eso es mucho difícil –repuse con mucha seriedad.
– Se dice muy difícil y no lo es. Solo tienes que escribir y confiar en él. Inténtalo. –con su más dulce sonrisa me aclaró
–Bueno mami, si tu lo dices… Lo intentaré. ¿Jugamos un poquito?
–Claro mi amor.


Mi mundo era tan sencillo que mi mayor alegría era pasar tiempo con mi madre y jugar con ella. No fue hasta hace poco que comencé a escribir en tus páginas y como dijo mi madre, has sido mi amigo y confesor. Has sido uno de los mejores regalos que me hizo mamá. 

martes, 26 de noviembre de 2013

Verseando-Se desmorona

Nixie by Tommy Cavarela

Se desmorona 

El alma se deshoja 
en gélido lamento y 
congela con tristeza 
todas las sensaciones.

La esperanza sucumbe 
cual estación de esquí 
en primavera,
el estío envidioso
va y seca las palabras .


Los pensamientos flotan 
   en mil  saladas nubes 
 que cortan el aliento,
 y provocan arcadas 
al volver a esgrimir, 
 el sufrir como escudo. 

Se desdobla el alma, 
 yo, lo presiento. 





lunes, 25 de noviembre de 2013

Historia Sims 3- Mi Diario-Introducción

Mi Diario  Introducción 
 Kiara
Kiara Percy es mi nombre artístico. ¿Sabes? Nací Kiara Quint, pero tras un cambio de imagen, cambié no solo mi nombre sino también el color de mis ojos. Antes eran oscuros y gracias a las lentes de colores ahora son verdes. Mi  cabello rojo más bien rizado, siempre lo he llevado largo y liso.

 Mi padre y yo llegamos a Sunset Valley cuando yo era una adolescente y mi padre, un joven músico con mucho talento, pero poca fortuna. La desgracia se apoderó de nuestra familia desde el día en que yo nací. Pues con mi nacimiento, perdimos toda relación con mis abuelos maternos y mi madre llena de tristeza se encerró en un mundo de fantasía que solo por momentos abandonaba.

Desde jovencita tuvo que trabajar muy duro para salir adelante. Trabajó de niñera durante muchos años, pero nunca dejó de estudiar. Mientras los niños dormían, mi madre estudiaba día y noche para sacarse sus estudios, pero también se dedicaba a su pasión: escribir novelas. Escribió muchos cuentos cortos, pero su mejor obra fue una novela llamada "Kiara". Fue tras la última entrega de "Kiara," mientras visitaba a su agente, cuando conoció a mi padre y fue amor a primera vista.

Mis abuelos maternos siempre quisieron la fama y el éxito para ella. Para ellos los estudios y la carrera artística de mi madre eran lo más importante. Un día ella les habló de mi padre y les confesó que esperaba un bebé. Mi abuelo quien era muy estricto, sufrió tal disgusto que tuvo un ataque y enmudeció, y nunca más le dirigió la palabra. Su enfermedad empeoró y pocos meses después de que mamá dejara la casa, mi abuelo falleció. Al poco tiempo mi abuela le siguió.

Mi madre se culpaba de todo lo sucedido y sufría en silencio. Parecía que su trabajo era entonces su mayor alegría.
   
Un día gris de otoño, frío y lluvioso me desperté sobresaltada y bañada en sudor. Aunque era pequeña tuve sensación de agonía y abandono. Una horrenda pesadilla me había despertado. Sin embargo la pesadilla continuó.
Horas más tarde mi padre me dijo:
–Hija, algo malo le ha pasado a mamá y no la volveremos a ver. Se ha ido.
Hubo un accidente y el coche en que viajaba mi madre se incendió. Ella desapareció y nunca más la volvimos a ver.

Como mis padres, también tengo aficiones artísticas. Me gusta cantar; tengo muy buenas aptitudes y una bonita voz, pero como mi madre, prefiero escribir. 

Escribir es para mí una necesidad. Es la otra forma que tengo de comunicarme con todos sin dirigirme a nadie en específico. Mientras escribes puedes decir todo lo que quieras y creas, y no hay nadie para contradecirte o responderte, solo tus propios pensamientos. Pero hay algo que también me apasiona: enseñar y ayudar a la gente. Ahora te dejo amigo diario. Tengo que ir a trabajar. Mis alumnos me esperan.

domingo, 24 de noviembre de 2013

La búsqueda

Fast forward by Yell Saccani

Ella en la noche se adentra 
como arco iris sin colores
sus vestiduras remienda
con jirones de faroles 


En un manto de azabache
busca deseosa una estrella
que sus razones rimando,
suprima su mala huella

En su búsqueda concentra 
 luces y estrellas fugaces 
en su aposento se encuentra 
luceros que son  falaces


Las paredes muy despacio
se aproximan ofuscadas,
sin dejar siquiera espacio
 a su soledad forzada



lunes, 18 de noviembre de 2013

Un día inusual

                                                                      
Bar Iruña, Bilbao
¿Qué cómo ha sido mi día? Me gustaría decirte, que idéntico a cada uno de los días en los últimos diez años. Despertarme pronto ha sido y quizás sea, lo que más fácil se me da. Aunque  soy buena amante de Morfeo y me pierdo en sus brazos cada noche, con solo cinco horas de sueño tengo suficiente. Tomo siempre el tren para ir a la oficina a las 8:05 horas y monto en el primer vagón para salir por la primera puerta. Además así siempre encuentro asientos vacíos, me siento y leo mi libro. Siempre estoy leyendo alguno. Llego a la oficina temprano, preparo mi puesto, enciendo mi ordenador  y espero a los primeros clientes. Cuando termino, vuelvo al vacío de mi apartamento donde parece que las telarañas de mi hastío cubren las paredes como tapices. Cada día transcurre igual, solo cambian las personas que me rodean.

Ayer, sin  embargo, fue un día  muy especial porque  algo diferente ocurrió. Aún ahora no salgo de mi asombro.

Pues a media mañana, algo inusual me sucedió. Primero, en la oficina no hubo ninguna situación desagradable con ningún cliente insatisfecho, cosa rara. Todo fue sobre ruedas, algo como ya te dije, inusual. Mi jefe, un hombre cerrado como no hay dos, me dijo que si quería podía salir a tomar un café. Así que, extraña a mi costumbre, salí a las 10:30 am y más extraño aún, me dirigí a una cafetería en Bilbao en la cual nunca había estado. Tú sabes que soy animal de costumbres, pues no sé que me dio.

Era un sitio de esos con aires bohemios. Tenía paredes empapeladas en gris y dorado que combinaban con lámparas que parecían estrellas, y creaban una atmósfera, francamente, agradable, ideal para relajarme leyendo mi libro.

Pedí mi café en la barra y me senté en un sofá corrido, de esos que le sirve de asiento a varias mesas a la vez. Tomé mi libro y comencé a leer.

Mientras leía, sentí un hormigueo en mi nuca,  juraría que alguien me observaba desde la mesa de al lado. Sentí esa sensación, ¿sabes?,  de que te están observando, y a los pocos minutos escuché.
– ¿El Amor en Los Tiempos del Cólera?
–¿Perdón?–repliqué levantando la vista y mirando en la dirección que venía la voz.
–El libro... ¿Es El Amor en Los Tiempos del Cólera?–preguntó un hombre joven de unos treinta y tantos años señalando con un dedo a mi libro.
–Ajá –asentí y traté de continuar leyendo, ya sabes lo que me cuesta hablar con extraños.
–¿Y le está gustando?
Levanté la cabeza de entre las páginas y volví a asentir –Sí, me encanta – respondí con algo de timidez– ¿Lo ha leído? –el desconocido estaba despertando en mi algo de curiosidad.
– Si, hace tiempo lo leí. Creo que cada vez tiene más vigencia.

Lo miré fijamente y descubrí sus ojos claros como agua marinas y unos labios sensuales. En su mesa descansaba un libro que parecía haber estado hojeando. Me deleitó con su más amplia y perfecta sonrisa.
–Es muy actual.
–¿Cómo que actual? Es una historia que narra hechos ocurridos el siglo pasado  –agregué intrigada.
No sabía si mi interlocutor me estaba mintiendo y no había leído la novela o simplemente me estaba tomando el pelo.
–Estamos en los tiempos del cólera.
–No creo que haya cólera en España, ni siquiera en Europa –le interrumpí.
Volvió a sonreír.
–El amor está en los tiempos del cólera nuevamente. Lo digo en sentido figurado. ¿No lo crees así? –comenzó a tutearme.
–No lo sé. No tengo ni idea.
–Es muy difícil conocer a alguien, encontrar pareja, enamorarse en estos tiempos. ¿Estás de acuerdo conmigo?–Volvió a tutearme.

Sabía de lo que me hablaba. Estaba cansada de buscar en redes sociales, de citas incomodas e inútiles. No había conocido a nadie que me impresionara lo suficiente para volver a verle. Tantos fracasos me habían hecho desistir de buscar alguien con quien compartir mi vida y mis aficiones.

Extrañamente, no me sentí incómoda con él; le tuteé también.
–Sí, creo que sí. Es verdad...

Sin darnos cuenta el tiempo pasó, y hablamos de nuestras vidas y de nuestros gustos. Reímos juntos intercambiando anécdotas graciosas de nuestras citas. A ambos nos apasionaba la literatura, así que intercambiamos opiniones sobre nuestros libros favoritos. Del libro que llevaba me leyó poemas que me transportaron a sitios de ensueño y me hicieron sentir la emoción que él sentía.
Mientras hablábamos se movió de su sitio y terminó sentándose a mi lado.
– ¿Qué te parecería si te invitara a tomar un café?  ¿Quedarías conmigo, reina?
Sentí el peso y el calor de su mano sobre mi rodilla, mi corazón dio un vuelco, y no me pude negar.
–Sí, claro...encantada –respondí turbada por su contacto.
–¿Mañana aquí a la misma hora?
–Vale,  hasta mañana.
–Hasta mañana reina.
Se levantó y le vi alejarse.
Mi cabeza daba vueltas, un temblor imperceptible me paralizó, y mis manos estaban heladas. "Tanto tiempo en la red buscando ¿Y qué me paso hoy!  ¿En un café un desconocido me conquista! ¡Dios! Esos labios, esos ojos ¿No estaría yo soñando?" Cuando salí del café, caminaba sobre una nube. Ni  cuenta me di que había llegado a la oficina.

Mi día continuó como en un sueño. Las horas en el trabajo se me hicieron cortas y de vuelta en casa me sentía feliz. Los recuerdos de la mañana se repetían en mi mente una y otra vez.

Hoy teníamos nuestra primera cita. Salí de la oficina a la misma hora  que ayer. Caminé hasta la cafetería y en la puerta vacilé. Mi inseguridad habitual trató de minar mi voluntad, pero en un esfuerzo crucé el umbral de la puerta, pedí mi café en la barra y con este en la mano me giré buscando con la mirada la mesa donde le había conocido. La mesa estaba vacía, pero en ella reposaba el mismo libro que había visto ayer. Supuse que estaría cerca, me senté en la mesa contigua y comencé a leer mientras bebía mi café.

–Buenos días reina. Me alegro de verte.

Escuché su voz a mi espalda, me giré despacio y vi un rostro pálido, y unos ojos tristes; sus labios estaban lívidos y esbozaban una sonrisa glacial.

"¡Oh dios! ¿Es este el mismo hombre que yo conocí ayer? ¿El mismo que me encandilo con sus hermosos ojos, su sonrisa y su alegría? ¡No puede ser! ¿Estaría soñando!¡No puede ser! Parece la persona más triste que jamás he conocido."

–Perdone, creo que se ha equivocado de persona –dije mientras recogía mi libro con premura. Me levanté y me marché sin mirar atrás.

A veces la vida te da peras cuando quieres melones, y la vista se te nubla como se nubla la mente cuando altas expectativas nos rigen.  Ahora sola en mi habitación, pienso que no le presté  la atención suficiente a ese chico, la primera vez que nos vimos, y peor aún, le rechacé. Ahora siempre me quedará la duda de si hubiera sido un buen compañero en estas tardes frías de otoño.




Si te gusta como escribo te recuerdo que puedes ayudarme  votando por mi blog en el siguiente enlace. 

Muchas gracias por vuestro apoyo.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Verseando-Jubiloso Penar



Jubiloso penar



en su interior 
se sienten punzadas  

las entrañas vibran 
se estremecen y se contorsionan 
se escucha su estertor 

y gritan sin grito 
una algarabía silente 
 cual plañidera garganta 
 que crece en la oquedad 

chirrían los nervios 
le crujen los huesos 
por ella se conduelen 

mas ella, solitaria sufre 
su pena de amor
 y un gorigori jolgorico 
no cesa de cantar 












Si te gusta mi blog te recuerdo que puedes votar por él, en los premios Bitácoras.com 2013 pinchando en este botón te lleva la página de bitácoras  te registras con tu cuenta de facebook o Twitter y en votar en la categoría Humor y Entretenimiento incluyes la dirección del blog www.lumyquint.com y la das a votar.
Votar en los Premios Bitacoras.com

Muchas gracias por vuestro apoyo


domingo, 10 de noviembre de 2013

La niña de Guatemala

           
Maria Garcia Granados
Quiero, a la sombra de un ala,
Contar este cuento en flor:
La niña de Guatemala,
La que se murió de amor.

Eran de lirios los ramos,
Y las orlas de reseda
Y de jazmín: la enterramos
En una caja de seda.

 ...Ella dio al desmemoriado
Una almohadilla de olor:
El volvió, volvió casado:
Ella se murió de amor.

Iban cargándola en andas
Obispos y embajadores:
Detrás iba el pueblo en tandas,
Todo cargado de flores.

 ...Ella, por volverlo a ver,
Salió a verlo al mirador:
El volvió con su mujer:
Ella se murió de amor.

Como de bronce candente
Al beso de despedida
Era su frente ¡la frente
Que más he amado en mi vida!

 ...Se entró de tarde en el río,
La sacó muerta el doctor:
Dicen que murió de frío:
Yo sé que murió de amor.

Allí, en la bóveda helada,
La pusieron en dos bancos:
Besé su mano afilada,
Besé sus zapatos blancos.

 Callado, al oscurecer,
Me llamó el enterrador:
¡Nunca más he vuelto a ver


A la que murió de amor!
                     José Martí  

José Julián Martí Pérez (La Habana, Cuba, 28 de enero de 1853 – Dos Ríos, Cuba, 19 de mayo de 1895) fue un político republicano democrático, pensador, periodista, filósofo y poeta nacional cubano de origen español, creador del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la Guerra del 95 o Guerra Necesaria. Perteneció al movimiento literario del modernismo.

Sobre el poema se cuenta que tras su encarcelamiento y primera deportación de Cuba, Martí viaja a Guatemala donde  trabaja en la Escuela Normal Central como catedrático de Literatura y de Historia de la Filosofía. Allí conoce a María García Granados, hija del expresidente de Guatemala mientras impartía un curso sobre composición literaria.  Se cree que María se enamoró del profesor con el que mantenía una cálida relación . 

Martí vuelve a México donde había conocido a la cubana Carmen Zayas Bazán,  para contraer matrimonio el 20 de diciembre de 1877. Regresa con su esposa a Guatemala a inicios de 1878. María sufre un duro golpe y muere ese mismo año.

Muchos años después este poema, el número IX de la obra "Versos Sencillos" conocido como La niña de Guatemala, salió a la luz en 1891.


Dedicado a Rebeca Mendez, la eterna enamorada del Muelle de San Blas.


Si te gusta mi blog te recuerdo que puedes votar por él, en los premios Bitácoras.com 2013 pinchando en este botón te lleva la página de bitacoras, te registras con tu cuenta de facebook o Twitter y en votar en la categoria Humor y Entretenimiento incluyes la dirección del blog www.lumyquint.com y la das a votar.
Votar en los Premios Bitacoras.com

Muchas gracias por vuestro apoyo

jueves, 7 de noviembre de 2013

Escribeme un poema


Mariposa, flor nacional de Cuba
Escríbeme un poema
que como caña de azúcar
me acaramele el cuerpo,
uno suave que acaricie mis oídos
con palabras aligeras e imaginarias
que me hagan volar por cañadas y montes,
un poema que pueda saborear
mientras tu ausencia ocupe mis brazos.
Escríbeme versos de amor
que enciendan mi gélida alma
que despierten la quietud
del lago tornándolo mar indómito.
Escríbeme una balada
donde sienta tus sinceros te quieros,
una balada que me bañe de caricias
que coloree mi tristeza 
como el cielo, 
como la llama, 
como el trigo
una balada que florezca 
mariposas en mi estomago
que con su goloso aroma 
me empalaguen la risa
Escríbeme  una copla 
a la orilla del Nervión
que su música atraviese el agua,
cree remolinos de espuma,
salpicando mi cintura
en mi lento andar
Envíame ternura,
mi añorado juglar.





Si te gusta como escribo te recuerdo que puedes votar por mi blog en los premios Bitácoras.com 2013 pinchando en este botón te lleva la página de bitacoras, te registras con tu cuenta de facebook o Twitter y en votar en la categoria Humor y Entretenimiento incluyes la dirección del blog www.lumyquint.com y la das a votar.
Votar en los Premios Bitacoras.com

Muchas gracias por vuestro apoyo.

facebook button